viernes, diciembre 7, 2018
Hacks de vidavídeos

30 Recordatorios de vida que debes tener presente a diario.

Cometer errores es de humanos. Aprender de ellos es de sabios. Hay algunas lecciones de vida a modo de recordatorios que no debemos olvidar y que debemos tener presentes a diario. En este vídeo hablamos de 30 recordatorios de vida que debes tener presentes en tu día a día.

En ocasiones, solemos olvidar ciertas lecciones de vida que deberíamos haber aprendido tras errores pasados. Pero volvemos a caer en el olvido y la historia se vuelve a repetir. No hay nada de malo en cometer errores, siempre y cuando seamos capaces de extraer las lecciones para no volver a cometerlos. Es lo único positivo que tendría el fijarse en el pasado. Por lo demás, el pasado debe quedar atrás. Cuanto más olvidado mucho mejor.

En esta ocasión os traigo un recordatorio con muchos de los consejos en forma en duras lecciones de vida y que debemos tener presente a diario.

30 Recordatorios de vida que debes tener en mente para que todo vaya mejor.

Recordatorios de vida - lecciones de vida

1. Con respecto a las situaciones negativas.

El objetivo no debe ser deshacerse de todos tus sentimientos o situaciones negativas de la vida. Es imposible. Siempre tendrás situaciones negativas en la vida. El objetivo, teniendo en cuanta que no puedes impedir que ocurran situaciones negativas, es cambiar tu respuesta hacia ello. No puedes controlar que ocurra algo, pero sí puedes controlar cómo respondes a lo que está ocurriendo.

2. Soltar.

Uno de los momentos más importantes en la vida es el momento en que finalmente encuentras el coraje para soltar aquello que no puedes cambiar. Porque cuando ya no puedes cambiar una situación, te desafías a cambiarte a ti mismo y a crecer más allá de loo inmutable. y eso lo cambia todo. Es decir, asimilar, aceptar y soltar. Dejar ir.

3. Amar.

Ama lo que haces hasta que puedas hacer lo que amas. Ama donde estás, hasta que puedas estar donde amas. Esta es la forma en que encontramos la felicidad, la paz y las oportunidades. Si no haces las cosas con amor, con pasión, será difícil que algún día puedas hacer lo que amas.

4. La paz.

La paz no significa estar en un lugar donde no hay caos, problemas o realidades difíciles de manejar. La paz significa estar en medio de todas esas cosas y aún así permanecer centrado mental y emocionalmente.

5. Respecto a aferrarse.

A menudo ni siquiera te das cuenta de que estás bloqueando tus propias bendiciones presentes al aferrarte al pasado. Haz tu mejor esfuerzo para dejar ir el pasado. No eres tus días malos de ayer. No eres tus traumas pasados. No eres todos tus errores. No eres tu pasado, aunque eso te haya formado. Eres el hoy, eres el momento presente, con las lecciones aprendidas del pasado pero sin la carga del ayer.

6. Enfocar tu energía en el cambio.

No desperdicies toda tu energía quejándote de tu situación actual debido a donde estás ahora. Más bien, usa esa energía en llegar a donde quieres llegar. En cambiar tu situación. Recuerda que quejarse provoca complacencia. Tomar acción provoca cambios. Y debemos buscar cambiar, no sentirnos complacidos por quejarnos ante lo que no nos gusta.

Vídeo: No tienes derecho a quejarte.

7. Ser agradecido.

Con demasiada frecuencia decimos que la vida no es justa mientras nos duchamos con agua caliente, comemos 3 veces al día, salimos de fiesta, publicamos fotos en redes sociales con nuestros smartphones… Piensa dos veces y sé agradecido con todo lo que tienes en este momento. Comienza a ver el valor de todo lo que posees. Una vez veas todo lo que tienes, ahora sal ahí fuera y persigue lo que crees que te mereces.

Ver: 18 frases sobre la importancia de ser agradecido.

8. Madurar mentalmente.

A medida que vas madurando, aprendes a valorar tu tiempo, tus relaciones, tu trabajo significativo y tu tranquilidad. Poco más importará. Así que la señal más fuerte de que estás creciendo como persona es darte cuenta de que ya no te preocupan o te estresan cosas triviales que antes solían preocuparte.

9. El enfoque.

Aquello en lo que te enfocas es lo que crece. Si te enfocas en lo negativo, crece la negatividad. Si te enfocas en lo positivo, comienzan a crecer las cosas positivas.

Así que deja de intentar de administrar tu tiempo y comienza a trabajar en administrar tu enfoque. El 99% de las cosas que hoy te estresan ni siquiera te importarán dentro de unos meses. Olvídate de las tonterías, y pon tu atención en lo que realmente importa.

10. El cambio.

Lo cierto es que todo se pone complicado cuando es hora de cambiar. Ocurre en cualquier intento de cambio. Las cosas tienden a ponerse peor antes de mejorar, pero es parte del proceso de crecimiento y mejora. Recuerda que la vida es y seguirá siendo dura. Nunca es fácil, pero cuando entiendes ésto, creerás que la vida se ha vuelto más fácil, cuando lo que ha ocurrido es que tú te has vuelto más fuerte.

11. Puedes fallar.

Puedes decepcionar a personas y ser una buena persona. Las buenas personas no pueden complacer a todo el mundo. Puedes ser inteligente y aún así  fallar. Todos cometemos errores, así que respira hondo y sigue adelante. Tienes permitido ser humano.

12. Perdónate a ti mismo.

Perdónate por las malas decisiones que tomaste, por los momentos en que careciste de comprensión, por las elecciones que lastimaron a los demás y a ti mismo. Perdónate a ti mismo por ser imprudente. Perdónate pero aprende la lección para evitar caer de nuevo. Lo más importante no es no cometer errores, sino la disposición a crecer como persona gracias a esos errores.

Ver también: 20 Lecciones de vida que las personas aprenden demasiado tarde 

13. La paz interior.

La paz interior comienza en el momento en que respiras hondo y eliges no permitir que otra persona o evento controle tus pensamientos. Tú no eres lo que pasó ayer. Eres lo que eliges ser a partir de hoy. Respira, déjalo ir y comienza de nuevo.

14. La espera.

Si esperas a estar preparado al 100%, te quedarás esperando toda la vida. Algunas personas esperan toda la semana que llegue el viernes. Otras esperan todo el año las vacaciones de verano. Otras esperan toda su vida para ser felices. No esperes nada. Construye a partir de lo que tienes.

15. Esperar a ver el camino.

Perdemos mucho tiempo, muchos meses o años, esperando que aparezca el camino ideal. Pero el camino ideal nunca aparece. ¿Por qué? Porque olvidamos que los caminos se hacen caminando. Y no. No debes esperar a estar más seguro de ti mismo antes de dar el siguiente paso, pues dar el siguiente paso es lo que te ayudará a construir confianza. Como se suele decir, tú solo comienza a caminar aunque no veas el camino completo, porque irás viendo el camino conforme vayas caminando.

16. La ley de la vida.

Es curioso cómo llegamos a superar lo que una vez pensamos que no podríamos superar. Nos enamoramos de lo que ni siquiera sabíamos que queríamos. Verás a lo que creías que era inolvidable cómo se vuelve olvido y a lo que pensabas que era imprescindible llegará a sobrarte en tu vida. Y todo ello es señal de que estás creciendo como persona, así que no tengas miedo.

17. Casi nada es personal.

Incluso cuando parece algo personal, rara vez las personas hacen las cosas por ti. La mayoría lo hacen por ellos mismos. No puedes controlar cómo se comportan las personas, lo que hacen las personas, lo que te dicen las personas. Claro que puedes decidir no ser reducido por estas personas. Simplifica en este sentido la atención que dedicas a las personas.

18. Las expectativas.

La mayoría de las decepciones de la vida se producen porque teníamos unas expectativas equivocadas. Es decir, cuando alguien nos falla, realmente no nos falla esa persona, sino las expectativas que teníamos puestas en esa persona. Esa persona es como es. Lo que falló fue nuestra fantasía al esperar algo de una persona que no era tal y como imaginamos. La frustración se produce cuando nos damos cuenta de que únicamente teníamos una fantasía y ahora hemos topado con la realidad. ¿Qué hacer? Lo mismo que dijimos anteriormente. Asimilar, respirar hondo y dejar ir. Bajo ningún concepto decidas bajar o negociar tus estándares.

19. Conocer a los demás.

Todo el mundo tiene miedos, ama algo y ha perdido algo. Saber ésto de antemano debería evitar que juzguemos a una persona sin conocerla. Las personas también son el conjunto de vivencias y experiencias acumuladas durante años. Las personas somos como libros llenos de capítulos. No podemos juzgar un libro solo por una portada o por el primer capítulo. Eso sí, si una vez leído el libro no te gusta, no repitas la lectura. Suelta el libro.

20.  Lo que los demás perciben de ti.

No puedes controlar cómo te perciben otras personas. A algunas personas les caerás bien por ser como eres, y a otras les caerás mal por ser como eres. Mientras que no seas un idiota profundo, no necesitas hacer cambios para complacer a esas personas a las que no les gustas. Es su percepción sobre ti, por lo que ahí deja de ser tu problema. Sigue siendo una persona apasionada e íntegra.

21. El valor está en ti.

Recordatorios de vida - el valor está en ti

Nunca encontrarás tu valor en otro ser humano. Lo encontrarás en ti, y luego atraerás a aquéllos que son dignos de tu valor. Acepta y reconoce tu propio valor. Deja de esperar que los demás te digan lo que vales o lo importante que eres. Eso es algo que debes decirte a ti mismo.

22. Lo que suma en tu vida.

Cuando las cosas no están sumando en tu vida, están comenzando a restar. Entender ésto es lo que puede hacer que la vida se vuelva mucho más simple y fácil. Se trata de despejar el desorden. Llena tu vida de gratas experiencias, de grandes momentos, de excelentes personas. Aférrate a aquéllo que te traiga buenos momentos y alegrías, y deshazte de todo aquello que te traiga problemas.

23. El foco en lo importante.

No puedes controlar la mayoría de cosas que ocurren en tu vida. Sólo puedes controlar unas pocas. Menos de las que piensas. Y son en esas pocas cosas en las que deberíamos centrar nuestra energía. Es cierto que una pequeña parte de tu vida se decide por las circunstancias incontrolables, pero la mayor parte de tu vida se decide por tu perspectiva de esas circunstancias.

Ver: Lecciones de vida que los jóvenes deben aprender a los 20 años

24. No es rendirse.

Hay una enorme diferencia entre rendirse y comenzar de nuevo en la dirección correcta. No es rendirse si dejamos un camino que no nos lleva a ningún lado. No es rendirse si dejamos algo que no nos hace feliz. Es de sabios saber cuándo has tenido ya suficiente y decir adiós a algo para decir hola a otra cosa que estará más alineada con nuestros intereses.

25. No te estreses.

Deja de apresurarte y respira. Estás donde se supone que debes estar en este momento. Hay un momento y un lugar para todo, y cada paso y momento ha sido necesario para convertirte en la persona que hoy día eres. Sigue haciéndolo lo mejor que puedas y sigue dando pasos hacia adelante con todo lo que ya has aprendido. Eso sí, no dejes de avanzar.

26. Deja de escuchar el ruido.

Hay momentos en la vida en los que cometemos el error de no hacer lo que queremos hacer porque estamos escuchando todo el ruido. Escuchamos al mundo decir que sería mejor otro camino. Escuchamos a nuestros amigos decir que sería mejor otra cosa. A nuestra familia, a todo el mundo. Todo el ruido entra en nuestros oídos y llega al cerebro. Escuchamos todas las voces salvo la nuestra. Vive por lo escuchas de tu propia voz interior, no por las opiniones desordenadas de los demás. Vive por elección, no por consenso.

27. Los viejos patrones y hábitos.

No vuelvas a tus viejos patrones de vida simplemente porque son más cómodos y fáciles de acceder, simplemente porque ya son conocidos. Recuerda que dejaste ciertos hábitos y situaciones por una razón: para mejorar tu vida. Si vuelves atrás, has perdido todo lo que habías avanzado.

28. Decir NO.

Debes aprender a decir NO a un montón de cosas. Con la edad te das cuenta de la importancia y el valor del tiempo. Un tiempo que hemos gastado en compromisos a los que no queríamos asistir, en quedar con gente que no nos apetecía ver, y en estar con personas que sabíamos que nos causarían más daño que placer. Aprende a decir NO a todo lo que te distrae de disfrutar la vida. Tu vida mejorará inmediatamente .

29. Has cambiado.

No eres la misma persona que eras hace un año, un mes o una semana. Siempre estás creciendo. Las experiencias no se detienen. Así es la vida. Las mismas experiencias que parecen tan difíciles de atravesar cuando estás pasando por ellas son las mismas que dentro de un tiempo, cuando mires atrás, lo harás con gratitud por lo lejos que has llegado.

30. El cambio de ciclo.

Llegará un momento en el que creas que ya lo sabes todo. Entonces es momento de comenzar de nuevo porque ya lo habrás olvidado todo. Ese momento en que piensas que nadie puede enseñarte nada, es el momento de recordar que hay que ser humildes y que siempre debemos estar aprendiendo. Llegará un momento en el que pienses que ya has llegado a la cima y que ya puedes descansar. En ese momento recuerdo que si consideras que ya has llegado a tu tope, todo lo que queda a partir de ahora es el descenso.

Siempre hay que estar aprendiendo. Siempre hay que estar haciendo nuevas cosas y experimentando. Es lo que llamamos prosperar, y es lo que evitará que perdamos la felicidad.

Ver: 40 Lecciones de vida muy duras que debes escuchar aunque no quieras escucharlas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.