miércoles, febrero 20, 2019
educacion financiera

2 Historias de personas reales para conseguir la libertad financiera.

Si quieres lograr la libertad financiera, cuanto antes comiences a aprender de educación financiera, más posibilidades tendrás.

Para alcanzar la ansiada libertad financiera es necesario adquirir sin duda una educación financiera, la cual es inexistente en colegios, institutos  y universidades. El rico cada vez se hace más rico y el pobre nunca termina de salir de la pobreza. 

Ver: Curso de educación financiera gratis (selección de artículos y vídeos sobre educación financiera)

*Este es uno de los primeros artículos que escribí sobre educación financiera, y a pesar de que las rentabilidades obtenidas por ciertos productos de inversión ya no es lo que eran, creo que sigue siendo válida la idea a la hora de explicar dos caminos hacia la libertad financiera. Me he permitido remasterizar el artículo para aquellos que se lo perdieron en sus días.

Qué nos impide alcanzar la libertad financiera ?

conseguir la libertad financieraPara dar con las respuestas, me basaré en los fundamentos de la educación financiera. Lo haré con dos ejemplos de dos vidas y caminos diferentes de personas reales. Un camino lleva al endeudamiento y otro lleva a la riqueza.

Camino hacia el endeudamiento.

La historia de Eduardo.

Eduardo terminó su carrera universitaria con 24 años y consiguió un empleo en el cual cobraba 1,500€. A esa edad, un chico bien apuesto, joven, con un trabajo estable, decide adquirir un buen vehículo, aunque de gama media. Vive en casa de sus padres por lo que tranquilamente puede pagar una letra de 250€ de vehículo.

Sale los fines de semana, se divierte como cualquier joven. No le preocupa el dinero ya que lo tiene. Sus ingresos son muy superiores a sus gastos por lo que tiene una vida exenta de preocupaciones.

Una noche Eduardo conoce a una chica, Estefanía, con la que establece una relación sentimental. Mantienen un noviazgo de 1 año, en el cual, ambos trabajan y pueden permitirse salidas nocturnas, cenas fuera de casa, viajes de un mes en verano y aún así están comenzando cada uno por su cuenta a ahorrar para comprarse una casa.

Pasan 2 años y como su relación va bien, deciden casarse. Comienzan a buscar una casa o un piso para vivir. Ella cobra 1,300€ que sumados a los 1,500€ de Eduardo, hace que tengan unos ingresos familiares superiores a la media de parejas, 2,800€.

Deciden comprar la casa, la cual está muy bien situada y en oferta. Han conseguido una auténtica ganga, ya que en pleno centro de la ciudad únicamente cuesta 200,000€.

No se lo piensan en firmar, ya que únicamente tendrán que pagar 850€ de hipoteca. Es hora de amueblar la casa. Antes siempre te daban más del valor de la casa para que pudieras amueblarla con el mismo dinero de la hipoteca, pero en esta época no. Le han dado justo el dinero en que la casa estaba tasada.

No obstante, no tienen problema. Compran los muebles gracias a una oferta de meses sin intereses. Podrán pagar los 12,000€ en un plazo de 12 meses. 1,000€ al mes. No les preocupa demasiado ya que con el dinero de sus trabajos pueden perfectamente pagarlo y al cabo de un año, tendrán 1,000€ para ahorrar.

Así que comienzan su aventura. Los gastos de la boda corren a cuenta de ellos y una parte por cuenta de su familia.

Entre banquete de boda, trajes y ceremonia son suficientes gastos como para bajar en un 50% el capital de dinero que ambos tenían ahorrado.

Una vez casados y ya instalados en su nueva casa, su balance de ingresos y gastos es el siguiente:

Ingresos:

  • Estefanía 1,300€
  • Ricardo  1,500€
  • TOTAL  2,800€

Gastos:

  • Coche Ricardo     250€
  • Coche Estefanía  215€
  • Hipoteca                  850€
  • Muebles                1,000€
  • TOTAL                    2,315€

Claro que Ricardo y Estefanía no contaban con que ya no viven en casa de sus padres y que surgen nuevos gastos como pueden ser:

  • Luz         80€
  • Agua      15€
  • Comida  200€
  • Seguros  35€/mes( coches, casa. Valor estipulado a la baja)
  • Contribución de la casa
  • Ropa
  • Medicamentos
  • Etc..

Ricardo y Estefanía viven por primera vez apuros económicos incluso teniendo ambos un sueldo estable, pero ambos piensan que cuando terminen de pagar los muebles volverán a la normalidad, por lo que esto es una situación temporal de la que van a continuar saliendo a flote con:

Tarjetas de Crédito:

Te voy a describir lo que es una tarjeta de crédito. Sé que pensarás que sabes lo que es, pero probablemente no te hayas parado a pensar lo que realmente es. Una tarjeta de crédito es una forma de gastar un dinero que no posees, pero como lo pagarás en pequeñas cantidades mes a mes no te importará llevarla al límite, ya que consumas 800€ o consumas 2,500€ tu cuota mensual será la misma. Incluso sabrás que el interés de una tarjeta de crédito no es tan alto.

El problema es que el interés se aplica a toda la deuda general de tu tarjeta mes a mes, por lo que es más peligrosa que un préstamo personal. Eso es lo que hace, que en el momento que activas una tarjeta de crédito, nunca terminarás de pagarla, ya que has entrado en el juego del crédito.

Ese es el problema al que se enfrentan Estefanía y eduardo. Cuando terminen de pagar los muebles, tendrán otra deuda adquirida con su tarjeta de crédito.

Ahora Eduardo y Estefanía dependen expresamente de sus trabajos para continuar su nivel de vida, el cual es una vida llena de deudas, como el 90% de la población. Si en algún momento de la vida, uno de los dos perdiera su trabajo, sería económicamente traumático, por no hablar de que dos personas con trabajos estables se lo pensarán dos veces antes de tener un hijo, ya que económicamente no podrán mantenerlo.

Han entrado en el círculo que Robert Kiyosaki llamaba la carrera de ratas y sin un plan financiero nunca podrán salir de sus endeudamientos. Este ejemplo se ha hecho con una estipulación de costos, llevando a la baja los gastos y al alza las ofertas.

Para ver cómo podrían haber tenido un camino distinto puedes ver el siguiente ejemplo basado en otra historia real.

Ver: 8 señales de que la libertad financiera no es para ti

¿Cómo comenzar un camino dirigido hacia la libertad financiera?

Esta es la historia de Pedro.

como lograr la libertad financiera

Pedro era aún más pobre que Eduardo, el chico de la historia anterior, por lo que incluso tenía que compaginar sus estudios con el trabajo para ayudar económicamente a su familia. Incluso Pedro y Eduardo fueron compañeros de clase en la universidad.

Mientras Eduardo salía los viernes y sábados de fiesta por la noche, Pedro trabajaba detrás de la barra de un Pub todos los fines de semana.

No tenía tiempo de salir ya que trabajaba. Pedro estaba agotado y cansado de estudiar y trabajar por lo que en sus ratos libres, que eran pocos, dedicaba algo de tiempo a estudiar temas de finanzas y a intentar comprender el dinero, buscando la forma de hacerse rico y no tener que trabajar tan duro

Esto no impedía a Pedro que todos los meses, después de entregar parte de su sueldo en casa, metiera sin falta 100€ todos los meses en una cuenta de ahorro. Al acabar la carrera, el mismo año que Eduardo y con 24 años de edad, Pedro disponía en su cuenta de ahorro 5.765€.

Sus ahorros eran 5.500€, los cuales le habían generado un interés de 265€, que no es mucho, pero suficiente para aprender que el dinero te genera más dinero. Pedro entró a trabajar en la misma empresa que Eduardo y con el mismo sueldo, 1,500€.

Necesitaba un coche, pero no quiso embarcarse al igual que Eduardo. Compró un coche de segunda mano por un importe de 3,100€, los cuales pagó al contado con sus ahorros. Los 1,500€ de Pedro, estaban exentos de gastos, excepto los 300€ que continuaba dando en su casa.

Pedro comenzó a hacer su planificación financiera, en la cual introducía todos los meses 800€ en un fondo de ahorro de inversión con interés compuesto y continuaba metiendo 100€ en su cuenta de ahorro. Al cabo de dos años, la situación financiera de Pedro era la siguiente:

  • Fondo de inversión   17,600€
  • Intereses                            1,408€
  • TOTAL                               19,008€

 

  • Cuenta de ahorro        5,065€
  • Intereses                               123€
  • TOTAL                                 5,188€

TOTAL CUENTAS               24,196€

Sin olvidar que continúa teniendo su sueldo de 1,500€

Ahora a Pedro le ocurre igual que a Eduardo y es que conoce a una chica con la cual comienza una relación estable. No es que no salga con ella de cena ni de fiesta, pero lo hace únicamente teniendo en cuenta que puede gastar al mes 300 Euros ya que la otra parte de su sueldo está destinada a sus cuentas de ahorro, su fondo de inversión y continúa colaborando en su casa económicamente.

Ver: 3 Fórmulas que te ayudarán a lograr la libertad financiera

Pedro sigue un plan financiero sin salirse de él y ya está preparado para continuar con su educación financiera.

Pedro retiró 10.000 euros para invertirlos en bonos del estado a 5 años y otros 10,000 euros para invertirlos en bolsa a medio plazo. En 6 meses convirtió sus 10,000 euros en 19,200 gracias a una operación bursátil  acertada  en un momento de subida.

Buscó formas de participar en negocios siendo un pequeño accionista de algunos de ellos con una nueva inversión de 7,000€ en pequeños lotes de acciones diversificadas y en participaciones de algunas empresas que Pedro pensaba que eran buena opción para invertir. En esas empresas invirtió 8,000€.

Colocó otros 10,000 euros en un depósito a plazo fijo en un banco con un interés de un 2,50€ a 12 meses.

El capital de Pedro a su edad de 27 años era de 75.349€ sin contar con los 10.000€ que invirtió en bonos del estado, los cuales le daban algo de rentabilidad anual.

Pedro continuaba con su trabajo, pero ya era consciente de que ganaba más dinero con su dinero que con su esfuerzo en el trabajo. Continuó con sus inversiones jugando con el dinero en bolsa, depósitos bancarios y fondos de inversión sin contar con el dinero que seguía manteniendo en sus cuentas de ahorro, las cuales también le generaban un interés por su dinero.

Llegó la hora de casarse. Pedro lo hizo por el juzgado y con los familiares más íntimos, no haciendo una boda a lo grande. Buscaron un piso de alquiler por 450€ al que Pedro llamó Mi rincón del Amor.

El alquiler del piso no le perjudica para nada en su economía ya que comparte gastos con su pareja. Asesoró a su padre en finanzas, el cual no necesita recibir dinero de su hijo ya que ahora tiene unos ingresos redituables de más de 430€ mensuales gracias a Pedro a parte de sus pensiones.

En la actualidad, Pedro tiene 33 años y un capital de 347,500€, siendo dueño de tres pequeños negocios, accionista de 4 grandes empresas y socio capitalista en 5 proyectos de negocios. Compró una casa antigua y la reformó para alquiler a Estudiantes. El continúa viviendo de alquiler, tiene 2 hijos de 3 años y 1 año y medio, por lo que su rincón del amor dio frutos.

Dejó su trabajo para dedicarse íntegramente a sus negocios e inversiones. Uno de sus negocios le genera 1,300 euros mientras él duerme recibiendo una media de beneficios netos mensuales de 12,550€.

Pedro calcula que el año que viene, su capital será de 580,000€. Cuando se le pregunta que si tiene pensado comprarse una casa para vivir, Pedro responde:

No sabes la tranquilidad que tiene una persona viviendo de alquiler, sabiendo que puedes comprarte una casa al contado.

Este es un ejemplo de alguien que no es rico, pero que ha alcanzado la libertad financiera con creces. Se puede decir que se alcanza la libertad financiera cuando tus ingresos pasivos( aquellos que no tienes que trabajar para conseguirlos) son mayores que tus gastos.

Para aquellas personas que crean que esto es un ejemplo absurdo, decir que como dije al principio, son dos casos reales y concretamente Pedro ( no es su auténtico nombre ) es amigo mío desde hace más de 15 años, osea, desde la infancia y es parte del motivo por el que me decidí a hacer este blog y advertir de la importancia que tiene desde los comienzos una buena educación financiera.

Según Pedro, uno de los libros que le cambió la vida, fue Padre rico, Padre pobre y El cuadrante del flujo del dinero, ambos de Robert Kiyosaki. Ciertamente, yo aconsejo la lectura de esos dos libros, los cuales no os darán las claves milagrosas para conseguir la libertad financiera, pero abrirá vuestra mente para alcanzarla.

Ver: ¿Qué libros de educación financiera leer?

3 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.