.......... ........ ......... ....... .......

Seguir tu pasión en los negocios puede no ser una buena idea.

13 de junio de 2014



Hemos repetido hasta la saciedad que para ser feliz y para tener éxito debes encontrar tu pasión. Incluso hemos hablado de cómo convertir tu pasión en un negocio, pero... ¿y si este consejo no fuera del todo correcto?. Esta misma tarde hablaba con un empresario que a lo largo de su vida ha tenido empresas de lo más variadas, y el cual piensa que seguir tu pasión en los negocios es tomar el camino más largo y tergiversar o malinterpretar un consejo.


"Hace 30 años pude elegir entre que me hicieran un trabajador fijo en Telefónica o seguir mi pasión", me decía este empresario. "Mi pasión era ser empresario. Ese era mi sueño, ser un gran empresario. Mientras haga negocios y gane dinero no me importa si tengo que vender pantalones de deporte o condones (mientras que sea legal). Estudio el mercado y vendo el producto o presto el servicio que tenga demanda. Esa es mi pasión; gestionar una empresa, crear puestos de trabajo y que al pagar las nóminas y proveedores tenga beneficios."

Este empresario, el cual tiene una importante empresa de transporte entre otras, bromeaba diciendo que su pasión no es la mecánica, ni los camiones, ni mucho menos las entregas de paquetes, pero presta un servicio, genera cientos de empleos y gana dinero con ello, por lo que está viviendo el sueño que tenía cuando era joven. Su sueño era ser un gran empresario, y en estos momentos su nueva pasión es aumentar el tamaño de su compañía y diversificar su negocio en nuevos sectores con demanda.

Según tu pasión puede ser difícil ganar dinero con ello.

Cuando publicamos el artículo "cómo saber a qué dedicarse", decíamos en el primer punto que debías hacer algo que te apasionara, en lo que fueras bueno y por lo que la gente te pagara. Pero claro, como dice nuestra compañera Victoria Bernal:

"En el supuesto caso de que tu pasión sea la moda, no es lo mismo trabajar como dependienta en la sección de moda del Corte Inglés que abrir tu propia empresa de ropa. No es ni parecido. Pero también tienes el inconveniente de que la moda puede ser tu pasión, pero podrías odiar todo lo que conlleva crear tu propia empresa."

Victoria B. tiene claro que la pregunta no es cómo convertir tu pasión en un negocio, sino más bien si tu pasión realmente son los negocios.

Lo que nos vienen a decir, y es un mensaje con el que estoy completamente de acuerdo, es que hay dos tipos de trabajos a los que te puedes dedicar en la vida:

1. Trabajo por cuenta ajena, donde...

  • Puedes trabajar por cuenta ajena para una empresa haciendo un trabajo que no te guste.
  • Puedes trabajar para una empresa haciendo algo que te gusta y es una forma de trabajar en tu pasión.
2. Trabajar para ti (ser empresario), donde...
  • Ser empresario significa gestionar una empresa, y esa debe ser tu pasión en sí misma si eres empresario. Si no te gustan los negocios....

En resumen: Cuando pienses en qué producto vender, guíate más por la demanda del producto y por tus conocimientos sobre el producto en cuestión que por tu pasión.

No obstante, del mismo modo que no debemos tergiversar lo de seguir la pasión, tampoco me gustaría que ahora se tergiverse este artículo, ya que es evidente que grandes negocios han surgido de grandes pasiones de sus creadores.

Aunque por regla general, los negocios más rentables surgen de darle una solución a un problema existente o carencia que tiene un mercado, independientemente de que el producto con el que vamos a cubrir esa carencia estuviera relacionado con nuestra pasión.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo