sábado, septiembre 15, 2018
educacion financierainversiones

En qué consiste una burbuja y cómo saber si un activo es una burbuja.

¿Como saber si "algo" es una burbuja? A lo largo de estas líneas, explicamos en qué consiste este fenómeno económico especulativo.

En ocasiones podemos emplear la palabra “burbuja” gratuitamente para referirnos al alto precio de un activo, pero realmente, una burbuja de un activo, de un mercado o de un ciclo económico, no está únicamente relacionado con un alto precio. Incluso el alto precio es relativo y hay que compararlo con el valor.

Puedes invertir en una acción o en un activo y que éste se dispare un 1000% en dos días, y eso no significa que dicho activo pueda dar lugar a una burbuja, pudiendo estar aún muy barato. Simplemente habría que ver si su subida espectacular está justificada por los fundamentales.

Por ejemplo, hay acciones como Berkshire Hathaway (empresa de Warren Buffett) que cotizan a casi 300.000 dólares por acción, y no se acerca para nada al concepto de burbuja. En cambio, hay acciones que cotizan en 15 dólares por acción, y son claramente una burbuja.

No sé si llamarlo burbuja financiera, económica o burbuja de precios. Para el caso es igual.

¿Qué debemos analizar para saber si un activo es una burbuja?

En primer lugar, el concepto de burbuja viene de “algo que se forma con aire o gas y tiende a elevarse.” Cuando aplicamos ésto en los mercados financieros y activos, el razonamiento es sencillo. Una forma de burbuja es cuando te están vendiendo aire, y los inversores lo están comprando, haciendo subir el precio del activo a pesar de que su valor ya no se corresponde con el alto precio.

Dicho de un modo más técnico y financiero, una burbuja sería una rápida y vertiginosa escalada de precios de un activo, cuando dicho aumento en los precios de dicho activo no están justificados por los fundamentales del activo, estando únicamente creado por un comportamiento exuberante del mercado o por la irracionalidad de los inversores.

(Ver: Las 4 fases de una burbuja)

¿Cuando se pincha la burbuja?

La burbuja se desinfla en el momento en que ya no hay más inversores dispuestos a comprar a un precio tan elevado, por lo que se produce una oleada masiva de ventas haciendo que la burbuja se desinfle.

En ocasiones, los precios caen y permanecen en el suelo hasta que los fundamentales del activo mejoran y los inversores vuelven a confiar en este activo, o si dicho activo (si hablamos de una empresa bursátil) comienza a mejorar sus fundamentales volviendo a ser más atractiva la compra por parte de nuevos inversores provocando nuevamente la subida en el precio, pero en esta ocasión siendo justificada por la mejora en los fundamentales.

En otras ocasiones ocurre que la oleada masiva de ventas deja al descubierto un negocio fallido y acaba provocando el cierre de la empresa al no ser un negocio rentable bajo ningún concepto, o perdiendo la credibilidad perpetua por parte de los inversores.

Más claro aún es cuando se invierte en algo que no tiene valor ninguno.

En las acciones es muy sencillo no caer en una burbuja, pues hay un negocio subyacente tras la valoración de las acciones, unos fundamentales que incluso nos dicen si estamos comprando algo barato o caro (PER de la empresa).

El hecho de que estemos comprando una acción por encima de su valor intrínseco no quiere decir que vayamos a perder dinero con la inversión. A menudo ocurre todo lo contrario si estamos en ciclo alcista.

Debemos recordar que la inversión tiene más que ver con la psicología humana que con los números, y que la irracionalidad y ambición de los inversores hace que se siga comprando a precios elevados por la sencilla razón de que esperan que el precio siga subiendo más.

Puedes tener claro que un activo es una burbuja, pero nadie puede saber el momento exacto en que pinchará esa burbuja. En estos momentos (13-12- 2017) la mayoría de los mercados bursátiles están formados por acciones cuyos precios son demasiado altos con respecto al valor intrínseco de las compañías, pero esta situación lleva ya varios años dándose y las subidas continúan.

¿Por qué hacen tanto daño las burbujas a la economía global?

La primera burbuja especulativa registrada ocurrió en Holanda desde 1634 hasta 1637. Fue conocida como la burbuja de los tulipanes o Tulipomanía.

A cualquier mente sensata, decirle que una flor pudo derrumbar toda la economía de Holanda le puede sonar a locura, pero eso fue exactamente lo que ocurrió, de la misma forma que la burbuja de la vivienda en 2007-2008 provocó una situación de desempleo y daño social similar al crac del 29.

Cuando se forma una burbuja de grandes dimensiones, no sólo muchas personas invierten su dinero en ella, sino que se crean negocios paralelos alrededor de las burbujas. En el caso de la burbuja de la vivienda, podríamos decir que prácticamente toda la economía giraba alrededor de la construcción, donde muchas personas incluso dejaron sus trabajos para entrar a formar parte de algo relacionado con el sector.

Por lo tanto, cuando se pincha el “sector nodrizo” todo lo que se creó alrededor también se viene abajo.

¿De qué formas se pueden ganar dinero en una burbuja?

Esta es la parte que probablemente más nos interese. Hay dos formas de ganar dinero en una burbuja, sobre todo si tenemos claro que hay una burbuja.

En primer lugar, no pasa nada por participar en una burbuja, siempre y cuando tengamos claro que vamos a beneficiarnos de forma temporal y que vamos a recoger beneficios y guardar provisiones económicas por ciclos para asegurarnos de no poner en riesgo todo nuestro capital.

Por ejemplo, durante la burbuja inmobiliaria conocí a dos hermanos constructores. Ambos comenzaron a construir a lo grande: 24 chalés adosados por aquí, una urbanización entera por allá, 2 bloques de pisos, etc….

Uno de ellos, cuando hizo una buena fortuna, recogió todos los beneficios y abandonó el sector. El otro hermano se encontró con la burbuja cuando más expuesto estaba. Precisamente fue su mayor proyecto. 540 viviendas para ser más exactos y otras 600 que tenía en marcha.

Ambos se lucraron de la burbuja, pero solo uno de ellos disfrutó de las ganancias.

Por lo tanto, cuando veamos un activo o una situación de burbuja, la primera forma de hacer dinero es subirse a la burbuja y aprovechar la irracionalidad y locura de la gente que estará dispuesta a pagar precios desorbitados muy por encima del valor real. Pero nunca debemos olvidar que estamos especulando y que la burbuja llegará a su fin tarde o temprano.

La otra forma de ganar dinero con una burbuja es esperar el momento adecuado para “apostar” en contra de la burbuja (invertir a la baja, vender al descubierto, ponerte corto en ese mercado o activo), lo cual hoy día es fácil de hacer gracias a la cantidad de productos que tenemos para invertir en contra.

El riesgo aquí se encuentra en que puedes tener claro que algo se va a venir abajo, pero no sabes cuándo sucederá, y como reza el dicho de un viejo inversor: “El mercado puede estar equivocado más tiempo del que tu bolsillo puede soportar”.

No obstante, si entramos en el momento que comienza a moverse el mercado a la baja tras tener claro que la fiesta bajista ha comenzado, eligiendo correctamente el producto bajista y apalancando el dinero, puede ser tan rentable la posición bajista en unos meses, como podría haber sido el subirse a la burbuja durante años.

La tercera fórmula es mejor aún, que sería subirse a la burbuja, recoger beneficios y usarlos para invertirlos a la baja cuando se pinche la burbuja. Pero insisto, saber el momento exacto en que va a pinchar una burbuja, es toda una odisea, pues a menudo se confunde el inicio de la caída con una mera corrección, dando lugar a la trampa de los osos (bajistas).

Burbuja y Bitcoin.

Hoy día tenemos el ejemplo más claro con las criptodivisas, sobre todo con el Bitcoin. En mi opinión personal, como ya sabréis la mayoría, considero que es una nueva burbuja, pero muchas personas están haciendo dinero con su cotización alcista. A pesar de que podría tener claro al 80% que estamos frente a una burbuja, no sé en qué momento podría estallar.

Podría llegar a los 20.000 dólares el mes que viene, podría llegar a los 100.000 dólares el año que viene, incluso podría llegar a 1 millón de dólares. También podría caer a los 100 dólares la semana que viene. Mientras haya compradores dispuestos a pagar un precio más alto que el anterior, la cotización alcista seguirá en marcha y la burbuja continuará.

Como he comentado en el vídeo que he subido esta semana, muchas personas creen que si dices que algo es una burbuja a los 1000 dólares, y acaba llegando a los 15.000 dólares, te has equivocado en el diagnóstico de que hay una burbuja. Nada más alejado de la realidad, pues una continuación de una burbuja no invalida la argumentación de burbuja.

En este caso no estamos hablando de un activo que se pueda analizar, pues no tiene valor intrínseco y su precio se basa en la oferta y demanda de algo que por ahora únicamente es fe y esperanza en que el día de mañana haya inversores dispuestos a comprarlo a precios más altos. Y ésto, a riesgo de equivocarme, por ahora para mí es aire puro y el precio otorgado es irracional. Cuanto más alto, más irracional.

Desde cualquier punto de vista financiero, los argumentos para invertir en Bitcoin no son sólidos.

Ver: Los secretos mejor guardados de la inversión

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.