viernes, diciembre 7, 2018
emprendedoresnegocios

Lecciones de Negocios que todo emprendedor debe seguir (2018)

Estos son algunos consejos en forma de lecciones de negocios que he ido extrayendo de entrevistas, artículos y libros. digamos que la grna mayoría de empresarios de éxito coincidían en estos puntos.

Si hace algún tiempo publicamos 12 lecciones de negocios de Mark Cuban, en esta ocasión veamos qué lecciones de empresa podemos ofrecer a aquellos emprendedores que tengan pensado iniciar sus propios negocios o que ya tengan en marcha su empresa.

Decir que éste no es un artículo de relleno. Te aconsejo que lo imprimas y le eches un vistazo para seguir estas lecciones cuando estés dándole vueltas a una idea de negocio o estés a punto de comenzar tu empresa. Estos consejos son una mezcla de varias mentes brillantes del mundo de los negocios que a lo largo del tiempo he ido extrayendo de diferentes libros de temática empresarial, diferentes entrevistas a empresarios de éxito y artículos de hombres de negocios.

Ver también: 10 Lecciones para el éxito del CEO de Google

7 Lecciones de negocios

1. Cree en el negocio y en ti mismo.

Cuando tienes una idea de negocio, muchas personas te dirán que esa idea no va a funcionar. Es cuando debes mantenerte firme. Pero ojo, no hablamos de que te ciegues en tu idea y no escuches algunos consejos útiles que el resto puede ver y que a ti se te pueden escapar. Una vez que hayas estudiado la viabilidad de tu idea de negocio y tengas la creencia o convicción de que puedes hacer grande, es momento de arriesgarte y no quedarte con la duda.

Llegado ese momento, recuerda que todos tendrán consejos para darte, y que muchas personas de las que te dicen que no funcionará, realmente no están hablando de ti y de tu futura empresa, sino de ellos mismos. Si ellos no se han ven capaces de sacar adelante una empresa, pensarán que tú tampoco puedes.

Todo el mundo tiene consejos, pero no todo el mundo tiene lo que hay que tener para comenzar, hacer crecer una empresa, hacer rentable tu empresa y escalar en el negocio. Hablar es fácil y sale barato, pero pasar a la acción es lo que define al que tiene posibilidades de tener éxito.

Ver: Cómo validar tu idea de negocio en 5 minutos con un bolígrafo y una servilleta

2. Pon a prueba tu modelo de negocio antes de tomar riesgos significativos.

Tim Ferris
Tim Ferris , autor de La Semana laboral de 4 horas

Muy a menudo ocurre que los emprendedores arriesgan todo lo que tienen para comenzar un negocio. Hay personas que renuncian a sus trabajos o hipotecan su casa para lanzarse al vacío porque tienen una convicción que no ha sido evaluada de forma coherente.

A veces ésto funciona, y si el empresario tiene éxito lo pondremos como ejemplo y se harán cientos de artículos del tipo: “Emprendedor arriesga todo y gana. El poder de creer en ti”, pero si fracasa, nadie hablará sobre él, y en su familia y círculos de amigos será “el idiota que se lo jugó todo sin tener ni idea.”

En los negocios debemos tener planes de contingencia para, en caso de que todo se tuerza, haberlo previsto de antemano.

No obstante, y partiendo de que en los negocios no hay nada seguro al comienzo, sí que podemos introducir papeletas para ganar si hacemos las cosas de forma correcta. ¿Cómo podemos incrementar las posibilidades de éxito en el negocio?

Probando el modelo de negocio.

Un modelo de negocio se puede probar de muchas formas. El plan de negocio típico no te servirá, pues un plan de negocio únicamente es un acto de fe que planificas en un papel con la esperanza de que ocurra algo similar a lo que escribiste en el momento de redactarlo.

Para ello nos quedamos mejor con ciertas formas caseras de probar nuestro modelo de negocio.

Si nuestra idea de negocio es un producto físico, el mejor plan de negocio que existe es fabricar las primeras 10, 20 ó 50 unidades y elaborar una estrategia para venderlas. Si nos deshacemos rápido de esas primeras unidades, es muy probable que tengamos negocio, por lo que a la hora de arriesgar en inversión, ya entramos en un campo de juego con un sistema probado. El riesgo es menor y las posibilidades de éxito son mayores.

Incluso no necesitas tener un producto.

Puedes probar tu idea de negocio incluso sin haber fabricado las primeras unidades usando Google Adwords o Facebook Ads y estudiando las analíticas de la página de aterrizaje. Es decir, hacer como que ya tienes el producto a la venta, y ver si en realidad la gente estaría dispuesta a comprarlo. Dejar que el cliente acabe todo el proceso de compra y llevarlo al final hasta una pantalla que diga que “temporalmente no están disponibles las unidades, vuelva dentro de unos meses”

Personalmente soy más partidario de la primera opción. Gastar algo de dinero en las primeras unidades, y de esa forma ya estaríamos funcionando en caso de ventas rápidas. En caso de no vender, cortamos la pérdida en nuestra inversión y pasamos a otro negocio.

Cuando Tim Ferris nos aconsejaba sobre cómo encontrar un producto rentable para vender, éste nos contaba la anécdota de que cuando le preguntaba a un amigo si él compraría su producto, casi siempre le decían que sí. Ahora bien, en el momento en que le decía: “casualmente tengo en el maletero del coche un par de unidades. ¿Quieres comprarme uno ahora?” Ahí comenzaban las excusas. Así que prueba tu modelo de negocio o producto sin errores.

Ver: 15 Consejos para tener éxito en los negocios

3. Conoce perfectamente los números.

Para el emprendedor primerizo, los números son un calentamiento de cabeza. Y en ocasiones da lo mismo si has estudiado Dirección y Administración de Empresas. Descubrirás que una cosa es la teoría y otra muy diferente la práctica de enfrentarte a los números de un negocio real con los sesgos añadidos de que es propiedad tuya el negocio en cuestión. Todo cambia en este sentido.

Gastos fijos, gastos variables, márgenes brutos, costo de los bienes, etc… en ocasiones son piezas que conocemos pero que una vez puestos en nuestro negocio, nos cuesta hacernos una idea de la imagen final al unir todas estas piezas para que tengan sentido.

Si no conocemos perfectamente el significado de estos números y cómo interactúan entre sí, es probable que no podamos reaccionar a tiempo o hacer algunos cambios cuando es necesario hacerlos. Y es que en para los ojos de un emprendedor primerizo, puede haber ganancias, puede haber un negocio rentable que está creciendo, pero para los ojos de alguien que entiende ciertos números, podría existir una bola de nieve que está a punto de provocar una avalancha que nos arrollará.

Si no lo puedes medir, no lo puedes gestionar

También es importante medir todo lo que se pueda medir. No podemos gestionar lo que no podemos medir. Si algo he aprendido en el mundo de los negocios es que hay que convertirse en un paranoico de la medición, tanto en términos de la gestión económica y finanzas del negocio como en la medición del tiempo que le dedicamos a algunos clientes que y actividades y que en realidad no nos producen tantos resultados.

Si lo puedes medir, lo puedes gestionar. La buena noticia es que todos los números se pueden medir, y por lo tanto, podemos gestionar cualquier cosa. No es mala idea contratar a un gestor externo para que se encargue de las cuestiones más complicadas para nosotros, pero al menos debemos conocer lo mínimo para no ser engañados por el gestor o asesor.

4. La confianza es vital para el éxito en cualquier campo.

Hablamos de la confianza en todos los sentidos. En primer lugar, un cliente va a comprar tu producto porque va a tener confianza en ti, en tu empresa y tu producto. Asegúrate de tener todo diseñado para que inspire confianza. En ocasiones es preferible sacrificar un poco de tu margen de ganancia si con ello puedes lograr que el cliente confíe aún más en ti. El ejemplo de sacrificio de beneficios en favor de la confianza, sin duda es Jeff Bezos, de Amazon.

Pero hablamos de la confianza más necesaria, que es:

La confianza en nosotros mismos.

Si no confías en ti, estás perdido. Y entiendo que surgen muchas dudas, que aparecen muchos miedos, sobre todo si consideras que nunca has hecho nada grande en la vida. Es complicado tener confianza sin antes haber obtenido resultados, pero lo cierto es que es más difícil obtener resultados si no tienes esa confianza. Por suerte, hice este vídeo donde resuelvo en cierto modo ese acertijo de la confianza. Espero que te ayude:

5. El equilibrio trabajo – vida es una utopía para los emprendedores.

Si te introduces en el mundo de los negocios pensando que vas a poder compaginar el negocio con tu vida familiar, sinceramente, creo que no sabes dónde te estás metiendo. Hay excepciones, pero por regla general, al inicio del emprendimiento, el negocio absorberá prácticamente toda tu vida. Y debes estar preparado para ello. Tu trabajo pasará a ser 24/7 durante meses y probablemente durante el primer y segundo año.

El segundo momento en que no existe conciliación entre vida familiar y trabajo es cuando tu negocio esté en problemas, lo cual es perfectamente factible y muy probable que ocurra. En ocasiones, antes de que un negocio vaya a mejor, éste suele complicarse.

El negocio es como un cachorro hambriento.

Ha habido empresarios que han definido una empresa como un cachorro hambriento. Cuando necesita comer, éste necesita comer y punto. No entiende de problemas familiares, conciliación, etc… requiere de tu atención independientemente de lo que te esté ocurriendo personalmente. Y ésto debes tenerlo absolutamente claro, pues es en este punto cuando muchos se dan cuenta de que no están hechos para los negocios.

Es por eso que cuando escucho a algunos motivadores vender el emprendimiento como “liberación de una vida dedicada al trabajo – trabaja cuando quieras”, no puedo dejar de sentir tristeza por el mensaje. Claro que algún día puede que gestiones tu negocio desde la hamaca de alguna isla exótica entre masaje y masaje , entre mojito y mojito, pero vas a tener que sudar mucho, dedicar muchas horas y pasar por lo que llamamos “el maestro del dolor”. Y este maestro es que hace la mayor criba en la selección de candidatos para tener éxito en los negocios.

6. Pide ayuda – delega.

El orgullo puede matar a un empresario. Me atrevería a decir que todos y cada uno de los empresarios que conforman la lista Forbes de los más ricos del mundo han pedido ayuda en un momento dado. Como se suele decir, nadie tiene éxito por sí solo.

Por otra parte, uno de los principales errores de los empresarios que no acaban bien es el no saber delegar. Hay muchas tareas que ocupan gran parte de nuestro tiempo y que no se traducen a unos resultados proporcionales al tiempo que le invertimos. Aprende a delegar para así poder centrarte en esas pocas actividades que sí requieren expresamente nuestra atención y habilidad esencial. Créeme, en la mayoría de las tareas que requiere tu negocio, hay miles de personas a la vuelta de la esquina que lo harán mejor que tú.

Y precisamente, el éxito en los negocios se produce cuando trabajamos con gente que son mejores que nosotros.

Por otra parte, si tu negocio llega hasta el punto de requerir inversión de Inversores privados, podríamos decir que aquellos emprendedores que ven en la inversión el objetivo final para seguir creciendo, no suelen acabar tan bien como aquellos otros emprendedores que ven en la inversión el principio de una colaboración.

Quiero decir con ésto que puede ser muy goloso coger el dinero del primer inversor o grupo de inversores (y más si nos hace verdaderamente falta), pero en ocasiones, uno de los consejos menos escuchados es que no cojas dinero de cualquiera. Asegúrate de que el inversor que entra en tu negocio con la idea de invertir en él para llevarse parte de los beneficios de tu negocio, también tenga algo que aportar para el crecimiento de tu empresa, y no sólo dinero.

7. Sé negativo por un momento.

Mark cuban - leccion de negocios
Imagen: Mark Cuban

Pero Carlos!!! Qué narices dices!!! Este consejo puede sonar contraintuitivo, pero la realidad es que en los negocios, las cosas tienden a empeorar, y una vez han empeorado, tienden a empeorar un poco más.

Cuando comienzas, debes prever siempre, y repito, SIEMPRE, que los gastos que planificaste siempre van a ser más, que los beneficios que pensaste, siempre van a ser menos. Y el tiempo que pensaste que tardarías en ser rentable como empresa, siempre acabará siendo más tiempo del que calculaste.

Así que estate preparado para ésto, haz la planificación de antemano y de esta forma evitarás sorpresas. Podríamos exponer 1000 motivos por los  que fracasan los negocios, pero lo cierto es que la razón principal suele ser que éstos se quedan sin dinero.

Es por eso que volvemos a insistir en la necesidad de tener un plan alternativo.

Y básicamente estas serían las lecciones de negocios que considero de vital importancia y que jamás hay que olvidar. Creo que no es necesario que hoy caigamos en lo típico de prepararse para una maratón y no para un sprint, ser paciente, perseverante, adquirir resiliencia, etc… Partimos de la base de que todos vosotros ya conocéis este tipo de consejos.

Un complemente ideal para este artículo es otro que escribí en base a las lecciones de negocios que empresarios de éxito dieron a algunos emprendedores.

 Para ver una selección de lecciones de negocios de diferentes personalidades en este enlace tienes la mayoría de los artículos que hemos hecho hasta la fecha.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.