.......... ........ ......... ....... .......

5 Ideas de negocio inventadas y patentadas por niños.

7 de octubre de 2011



Curioso y llamativo que mientras las personas adultas buscamos el negocio del siglo, exprimiendo nuestro cerebro al máximo y en ocasiones sin obtener resultados positivos, un niño sea capaz una mañana de un día cualquiera detectar una necesidad y convertir esa necesidad en uno de los negocios más rentables. A continuación presentamos 5  ideas de negocios patentadas por simples niños.

1. Makin Bacon



En 1991, una niña de 8 años se encontraba con su padre preparando un desayuno típico americano (huevos con  bacon), cuando se dio cuenta de que se le habían acabado las servilletas, por lo que tuvo que usar hojas de periódico para poner el bacon. Por todos es sabido que el papel contiene petroleo y su mezcla con la carne no debe ser muy saludable. Fue cuando con tan solo 8 años se puso a trabajar junto a su padre en un soporte para conseguir que el bacon se coloque de forma que el goteo de la carne no se mezcle con otros productos.

Una idea de negocio que roza lo absurdo, pero actualmente la inventora de este producto, Fleck Abbey, de 27 años dirige su propia empresa, la cual ha conseguido que su Makin Bacon se venda a un precio de 10 dólares en Wal-Mart, donde su producto está colocado justo al lado de la sección electrodomésticos.



2. Wristies (guantes sin "dedos" )


En esos fríos inviernos, donde las manos se nos quedan heladas, podemos recurrir al uso de guantes, aunque eso no evita que el frío nos llegue a la muñeca y el brazo, sobre todo si tienes pensado jugar con la nueve. Con 10 años, KK Gregory inventó los Wristies, unos guantes de lana que cubren hasta la parte media del brazo y que se pueden utilizar también con los guantes tradicionales. De esta forma, tienes calientes las manos, y además tienes calientes y secos la muñeca y los brazos. Con 28 años, KK Gregory dirige su propia compañía, donde su producto estrella son los Wristies, de venta por un precio entre 10-25€ en prácticamente tiendas de todo el mundo, incluida su propia web: Wristies.com



3. Fondos de armario y escritorios magnéticos.


Sarah Buckel tenía un problema en su instituto, y es que esta chica era muy "coqueta". Le molestaban esas taquillas que en Estados Unidos tienen en los institutos, ya que suelen ser grises y frías con la estética. La mayoría de los estudiantes tienden a personalizarlas con póster en forma de pegatinas. En los institutos prohibieron el uso de adhesivos, ya que las taquillas se quedaban manchadas cuando se despegaban al año siguiente.

Sarah Buckel sabía que tendría ese mismo problema cuando llegara a la universidad, a la hora de personalizar su habitación y escritorio. Coincidió que su padre comenzó a trabajar como CEO en una empresa de tarjetas magnéticas, esas que puedes colocar en la parte exterior del frigorífico, por lo que usó el sistema de las tarjetas para el papel decorativo magnético. De esta forma, puedes decorar una taquilla y al año siguiente despegarla sin problemas y llevarte tu papel sin dejar manchas.

Tal fue el éxito de este producto, que se llegó a diversificar en otros productos como adornos magnéticos, espejos magnéticos, lámparas, etc... Ganaron tanto dinero con la venta de estos productos, que llegaron a comprar la empresa donde su padre trabajaba. Hoy día, sus productos están en las tiendas más importantes de todo el mundo. Es más, si tienes cualquier producto con una solapa magnética, probablemente hayas generado un ingreso para Sarah Buckel, ya que patentó esa idea.




4. Vídeos de ejercicios para niños.


CJ, de 9 años, tenía un gran interés por los comerciales de ejercicios. Cada sábado por la mañana ponía su televisor para visualizar todo lo relacionado al ejercicio, claro que aquello que veía, no eran ejercicios para niños, sino para gente adulta. Estados Unidos, un país donde la obesidad infantil es un problema, y esto podría deberse a no existir un interés por el ejercicio desde la infancia. Como no existían este tipo de vídeos para niños, CJ decidió crearlos él mismo.

El problema era que su familia no tenía dinero para comenzar este negocio, por lo que una vez grabado el primer vídeo, CJ, junto con su padre fueron a buscar alguna empresa que se encargara de la producción masiva. Una vez encontrada, el resultado fueron miles de vídeos vendidos a un precio de 19,99 dólares.

Actualmente, CJ, dirige su propia empresa de ejercicios para niños y de venta de material de gimnasia infantil.



5. El palo del helado.


Nunca ha existido un invento donde la alta tecnología haya jugado un papel tan importante. Hablamos del palo que sujeta el helado :). Este gran invento nació en 1905 de la mano de Frank Epperson, y prácticamente fue inventado por accidente. Una noche, Epperson, de 11 años estaba haciendo un experimento para una clase de ciencias. Tenía en un vaso, agua, cola y bicarbonato y lo movía con una cuchara de plástico. Dejó el vaso en la ventana una noche de invierno, por lo que por la mañana, al despertarse se encontró con una masa helada pegada a la cuchara. Lo extrajo, lo probó, y dijo: "Esto está más rico que un helado".

Comenzó a vender sus propios helados en el colegio, y viendo la aceptación, decidió patentar la idea. el resultado del éxito de su idea es más que evidente, ya que si Steve Jobs ha cambiado la tecnología, Epperson cambió la forma en la que consumimos un helado. Epperson vendió la patente en 1923 a una gran compañía. No se sabe por cuanto, pero lo suficiente como para que su descendencia no tenga necesidad de trabajar.


El mensaje es claro y sencillo. Si niños de menos de 10 años han podido tener una gran idea de negocio, ¿por qué nosotros no podemos?







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo