.......... ........ ......... ....... .......

¿Qué frena el espíritu emprendedor en España? Algunos motivos para soltar el freno.

28 de noviembre de 2011



El español tiene miedo a emprender. Podríamos buscar culpables para analizar el por qué flaquea el espíritu emprendedor en España, aunque más bien sería un cúmulo de factores. A diario me encuentro con personas que llevan 3 años en desempleo, a punto de acabar el cobro de la ayuda familiar y sin perspectivas de un trabajo a la vista. En esos 3 años ni se les ha pasado por la cabeza emprender algún tipo de negocio por su cuenta, cuando realmente el miedo en esa situación no tiene ningún sentido, ya que poco tienen que perder, pues de no hacer nada, la gran mayoría podría perder incluso su vivienda.

Lo cierto es que España es un país cuya mentalidad ha sido desde hace años el ser funcionario. "Para qué tener calentamientos de cabeza cuando aprobando unas oposiciones tendré la vida resuelta". El problema es que hoy día aprobar unas oposiciones es casi misión imposible, no por nada, es sencillamente que no se convocarán en los próximos años, al menos en la misma medida que se hacía hace tiempo.

Pero sí, puestos a buscar culpables, podríamos decir que las universidades españolas tampoco preparan a empresarios, sino a futuros trabajadores por cuenta ajena. A menudo he escuchado que el lema de las universidades más prestigiosas de Estados Unidos es "Aquí no preparamos trabajadores para empresas, sino a empresarios". No sólo es Estados Unidos, pues Italia es un país de emprendedores natos. Alguna vez, hablando con algunos empresarios italianos me han comentado que el funcionario en Italia se considera un fracasado profesional, mientras que en España son los más afortunados, y más en tiempos de crisis.

¿Qué harías con 20,000€?

Si a un español le diéramos 20,000€ y le preguntáramos para qué los usaría, éste nos diría que le vendrían de maravilla para pagar la hipoteca, para hacer un viaje, para comprar ropa, etc...

En cambio, un italiano, estadounidense e incluso, cada vez más, un latinoamericano, nos diría sin ninguna duda que usaría ese dinero para llevar adelante su sueño, que es iniciar su propio negocio. No es que frenemos el espíritu emprendedor, sino que sencillamente una gran mayoría carece de ese espíritu.

Claro que actualmente se dan dos factores positivos para realizar el cambio de mentalidad. Uno de estos factores es la crisis. Sí, has leído bien. La crisis está fomentando el espíritu emprendedor, ya que de quedarte esperando un trabajo, en unos meses más podrías tener serias dificultades para poder comprar una barra de pan a partir del día 25. Independientemente de la fe que tengas puesta en políticos, en los próximos 12 meses no se va a crear ningún puesto de trabajo, todo lo contrario, se va a destruir empleo, situación que podría alargarse incluso otros dos años.

"Puedes copiar y guardar éste artículo para echármelo en cara dentro de 12 meses en caso de que me equivoque"

Otro factor positivo que está fomentando la mentalidad emprendedora de España son las empresas tecnológicas del exterior. Hoy día, un emprendedor joven, cuando observa a Zuckerberg (Facebook), Larry Page y Sergey Brin (Google), sabe que es posible alcanzar el éxito en el negocio de las Startups. Lo cierto es que  ha crecido el interés por todo lo relacionado con el mundo emprendedor. Ahora únicamente sería necesario canalizar ese interés e intentar no cometer algunos de los errores a la hora de crear un negocio.

Por otro lado, como ya hemos publicado anteriormente, las estadísticas de fracaso en Startups no son muy buenas, pues hablamos que 8 de cada 10 fracasan.

Algunos expertos aseguran que el alto porcentaje de fracaso se da sobre todo por la búsqueda de atajos. Es muy llamativo el escuchar que un emprendedor gana miles de millones a los dos años de creación de su Startup, cuando sinceramente, eso no es lo más habitual.

Quizás el enfocarnos desde un principio en una meta demasiado ambiciosa pueda llegar a desanimar al emprendedor. Las metas, en los inicios, deben ser objetivas en el corto plazo. Más vale dividir nuestra meta en 5 tramos o niveles. De esa forma nos será más fácil el alcanzar los primeros objetivos y no provocar el desánimo antes de tiempo.

Otro motivo que nos puede llevar al fracaso a la hora de emprender es el emprender por necesidad, pues la desesperación por nuestra mala situación económica puede llevarnos a agravar nuestras finanzas seriamente.

Sabemos que en España van a crecer considerablemente el número de emprendedores y empresas, pues va ser la única salida viable para un alto porcentaje de españoles.

Hoy día no es cierto que falten ayudas para el emprendedor, pues semanalmente recibimos toda clase de información sobre ayudas para el emprendedor, únicamente es cuestión de informarte en tu ciudad sobre quién puede ayudarte a emprender. Referente a las Startups, por suerte se está implantando cada vez más el método de financiación de Silicon Valley, donde por nombrar un caso reciente, la plataforma Wiseri ha captado 120,000 euros de inversión únicamente por correo electrónico.

Es decir, las buenas ideas de negocios reciben una rápida financiación, el resto, sencillamente no es que tengan la puerta cerrada, sino que deberán esforzarse un poco más en la búsqueda. No obstante, en nuestra pestaña "Ayudas para emprendedores" iremos publicando todo lo que facilite la financiación para el emprendedor.

Y por último, un dato que nos llamaba la atención sobre los nuevos emprendedores de Estados Unidos era el hecho de que el 96% de los nuevos emprendedores no se encontraban en desempleo, sino que decidieron abandonar su trabajo para iniciar su propio negocio. ¿Conoces a muchos españoles dispuestos a abandonar su puesto de trabajo para montar su propio negocio?.

Artículos de interés para el emprendedor:






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo